Culto de Adoracion: 12:15 A.M.

Escuela Dominical: 10:45 A.M.

X Close Menu

Somos una iglesia cristiana porque seguimos, servimos y confiamos en nuestro Señor Jesucristo. Creemos que el Señor Jesucristo es el Hijo de Dios, quién nació por obra y gracia del Espíritu Santo a través de la Virgen María. Creemos que murió en la cruz del calvario ocupando el lugar de su pueblo, y pagando por todos sus pecados. Creemos que al tercer día resucitó corporalmente de entre los muertos. También creemos que es el único y suficiente salvador de todo hombre que cree y se arrepiente confesando sus pecados. Jesucristo, el Hijo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad, es el Señor y Cabeza de la Iglesia, nadie puede detentar este título más que nuestro Señor Jesucristo.

Somos una iglesia reformada porque mucha de nuestra identidad confesional viene desde la reforma protestante del siglo XVI. La reforma protestante fue un movimiento religioso que luchó para que la iglesia volviera a la autoridad de la Biblia. Para el protestantismo la única regla infalible de fe y conducta es la Biblia. Nada, ni nadie, puede sobreponerse a la autoridad de la Biblia, ya que ella es la Palabra inspirada de Dios. La Biblia es “inerrante” e “infalible”. Cuando decimos que es “inerrante” queremos decir que ella no contiene errores, y que es verdadera. Cuando decimos que es “infalible” queremos decir que ella es confiable, suficiente y nunca fallará.

Somos una iglesia evangélica que proclamamos el evangelio de Jesucristo. Evangelio significa “buenas noticias”, porque siendo pecadores y mereciendo la condenación eterna en el infierno, Dios envió a su Hijo Jesucristo quien ocupo nuestro lugar en la cruz del calvario.